Tesis sobre su origen

Antiguas lanzas de judíos de Baena. ARCHIVO FAMILIA SANTAELLA

Son numerosas las tesis que han surgido para explicar el origen del judío de Baena. Entre los estudios más profundos se encuentran los realizados por Juan Torrico Lomeña, Manuel Horcas, Juan Aranda Doncel y Julio Fernández. Para Juan Torrico, «el judío es el alma y el motor de la Semana Santa de Baena, es el gran protagonista que le da vida, sonido y color, ya que sobre el mismo recae todo su protocolo (…)». El éxito de la Semana Santa de Baena se puede comprender en la generalización de su indumentaria cuando se hizo popular en los años veinte de este siglo, cuando la celebración involucró de manera masiva a los baenenses.

La actual organización del judío, según las tesis más aceptadas, data del final de la primera mitad del siglo XIX, cuando cada cofradía tenía su propia turba o cuadrilla de judíos, sin que hubiese diferencia de color, ni rivalidad. Era una figura más de las que desfilaban y que se fue constituyendo con el paso de las décadas hasta alcanzar su configuración actual.

Esta incertidumbre ha provocado la creación de varias hipótesis que han intentado explicar su origen. Luis Roldán Doncel defiende en su obra La Semana Santa de Baena que el judío puede ser «el resultado de la asimilación por parte de las cofradías de una figura espontánea y popular que se incorpora a las procesiones con la finalidad de hacer penitencia y dar gracias por los favores dispensados, datando en este sentido de la segunda mitad del siglo XIX; esa figura es el soldado que venía de luchar contra los franceses. Terminada la guerra es muy probable que, o bien a petición de las cofradías para lograr una mayor vistosidad, o por devoción de los interesados, estos continuasen participando en los desfiles procesionales, organizándose al estilo castrense, con un tambor delante de la procesión que servía de indicativo del desfile». Manuel Horcas Gálvez recurre a los voluntarios realistas para explicar su origen, que participaban en el siglo XIX en las procesiones.

Julio Fernández García amplía esta hipótesis al analizar un cuadro de Manuel Cabral y Aguado Bejarano, titulado El Corpus en Sevilla, en el que se observa un escuadrón de lanceros reales que llevan el mismo uniforme que los primitivos judíos de Baena: casaca roja, pantalón azul con franja roja y casco de metal con cerda negra.

El antes y el después: año de 1819

Tanto Manuel Horcas, como Juan Aranda Doncel destacan el año de 1819 como clave para clarificar el origen del judío moderno. Ese año, “45 hermanos de los que se titulan judíos con la cara cubierta con carátula” protagonizan un incidente al oponerse a las disposiciones en las que el obispo Pedro Antonio de Trevilla intentó acabar con tradiciones que consideraba poco acordes con el espíritu religioso y por las que prohibía las representaciones escénicas y las muestras de religiosidad popular. La anterior cita demuestra dos hechos fundamentales y que hasta hace pocos años eran oscuros: en primer lugar, se limita temporalmente al siglo pasado la aparición de la imagen actual del judío y, en segundo lugar, se desmitifica la procedencia francesa de la vestimenta del judío. Hasta el citado año de 1819, las turbas de judíos “estaban integradas por personas disfrazadas de forma totalmente anárquica, con una túnica ridícula y una careta horrible, y cubiertos de una melena desgreñada. Eran auténticas máscaras, que convertían las procesiones en verdaderas profanaciones de lo religioso” . Un origen remoto de esta imagen era el desaparecido judío errante, que fue recuperado por la hermandad de Figuras Bíblicas de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno en los años ochenta de la presente centuria, pero que ha dejado de procesionar en esta cofradía y sí lo hace en las de la cola blanca y el Domingo de Ramos.

Judío errante, en una imagen publicada en la revista ‘Andalucía’ en 1926.

La función del judío era participar en el prendimiento, por lo que a raíz de la prohibición de 1808 en la que se suprimían las figuras, su lugar lo ocuparon los romanos, según existe constancia ya desde 1799 en la cofradía del Dulce Nombre. Después se extendió esta hermandad a las demás cofradías.

La afirmación más acertada es la que define el traje del judío como una evolución a lo largo de las décadas que ha ido completándose hasta afianzar su situación actual en nuestro siglo. El origen lo tendría en la vestimenta utilizada por distintos cuerpos del ejército español. El parecido es muy cercano con el uniforme de los coraceros y otros regimientos del Arma de Caballería que se utilizaba en 1822. Su traje se componía de coraza de hierro, casco del mismo color con cola negra y plumero blanco, casaca larga encarnada con divisa celeste, calzón blanco y bota.

Con el paso de las décadas, el judío fue incorporando plumeros más vistosos, cascos con mayor cantidad de cola, pañuelos de seda. La aparición del tambor comienza a producirse en la última década del siglo pasado, cuando se sustituyen las lanzas por cajas. Luis Roldán Doncel rechaza una hipótesis que se había extendido según la cual la sustitución de las lanzas por el tambor se produjo a raíz del motín celebrado en 1861. En aquella época las actas demuestran la existencia de un tambor por cuadrilla, mientras que el resto de los judíos portan lanzas, paraguas o rosarios, según un testimonio recogido por Roldán Doncel, que justifica el cambio de la lanza por el tambor en motivos de carácter psicológico. Según él, el deseo de distinguirse hizo que los que iban con lanzas presionasen para que aumentase el número de tambores, pasando de uno en toda la turba a uno por cuadrilla, pasos que se van a ir generalizando hasta desaparecer las lanzas.

El judío: coliblancos y colinegros