La procesión

Jesús de los Azotes, a su paso por la Muralla, en la procesión de 2017. FOTO: F. EXPÓSITO

La procesión del Miércoles Santo noche está encabezada por una centuria romana fundada en 1963 por los hermanos José y Francisco Expósito Pavón, y que se reorganizó en 1986 por Jesús Jiménez Galisteo. Desfilan con uniformes del imperio romano, con banda de tambores y trompetas. Como insignia lleva dos águilas y un guión laureado con la leyenda Roma y SPQR y la bandera italiana.

La hermandad de San Diego, anacrónica en el sentido de que este franciscano no participó en la   Pasión de  Cristo, procesiona desde hace décadas como respeto a una antigua tradición instituida en el convento de San Francisco. Sus hermanos llevan a hombros una talla que se fecha en la segunda mitad del siglo XVIII y que pertenece a la escuela granadina. Sus integrantes visten capa y capirote verde y túnica blanca. Fue reorganizada en 1982.

 Las hermandades de Jesús del Huerto (que tiene como protagonista a los Trajecillos Blancos y es portada a hombros por sus hermanos de andas), Jesús de los Azotes (cuya imagen es portada a hombros desde el año 1998 por hermanos que tocan tambor ronco y visten túnica morada y capirucho de petaca blanco) y Jesús de la Ventana (imagen que se porta a hombros desde la Semana Santa de 1996 y cuyos hermanos visten túnica morada y capirote amarillo) completan un desfile que concluye con la presencia de la hermandad de la Virgen de los Dolores, cuya imagen es del siglo XVIII y es una de las más bellas dolorosas de Córdoba. Durante el transcurso de la procesión, y cuando Jesús del Huerto se encuentra a la altura del monumento al judío, se realiza el prendimiento. En todo el recorrido se lleva a cabo el paso de los evangelistas.

Autor galería: Carlos V. Bernal