Los misereres

Durante todo el año el sentir cofrade se manifiesta en las numerosas actividades que organizan las hermandades y cofradías. Algunas de ellas celebran actos concretos en honor de sus titulares, como sucede con la cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que celebra una procesión el 14 de septiembre, junto con otros actos de culto, y la hermandad de la Virgen de las Angustias, que procesiona a su imagen el tercer sábado del mismo mes. No obstante, el anuncio de que faltan pocas semanas para el inicio de la Semana Santa se refleja a partir del Miércoles de Ceniza con la organización de los habituales misereres. A partir de este día, y ya todos los viernes de Cuaresma, los judíos de la cola negra desfilan hasta la iglesia de San Francisco, donde tiene lugar una función religiosa en la que se interpreta el popular miserere baenense. A medida que se acercan los días semanasanteros, otras hermandades se irán incorporando a los desfiles hasta el mismo Martes Santo, cuando tiene lugar el último de los organizados.

Cartel del primer miserere que se celebra en la Semana Santa de Baena, que tiene lugar el Miércoles de Ceniza.

Pero, ¿qué son los misereres y cuándo surgieron?

En sentido estricto, los misereres son actos penitenciales de arrepentimiento, que se realizaban para alcanzar la reconciliación con Dios tras haber pecado. Su origen se encuentra en el Salmo 51 que dedica David a Dios en señal de arrepentimiento tras haber pecado con la mujer de Urías, Betsabé. En la Semana Santa de Baena, los misereres se han convertido en actos penitenciales que realizan las cofradías en sus iglesias durante la Cuaresma, en los que tras un desfile se celebra una Santa Misa y se canta, con música original de Baena, un texto que reproduce el Salmo 51, junto con el Stabat Mater. Este acto tiene lugar tras la celebración de la función religiosa.
El origen de los misereres en Baena se remonta a fechas anteriores al siglo XVIII. Ya en 1743 doña Elena de Mesa establece en el convento de San Francisco, mediante una dotación económica, la obligación de cantar la comunidad franciscana el miserere a la imagen de Jesús Nazareno todos los viernes de Cuaresma.
En la actualidad, los misereres se inician el Miércoles de Ceniza con el miserere organizado por la hermandad de Jesús de los Azotes. A partir del Miércoles de Ceniza se generalizan los misereres todos los viernes de la Cuaresma, desfilando los judíos colinegros de las distintas cuadrillas. En los misereres, los judíos no llevan el casco.

Miserere en la iglesia de San Francisco, en un viernes de Cuaresma de 2016. FOTO: F. EXPÓSITO

El Domingo de Pasión, junto al miserere celebrado por las hermandades de la Real Archicofradía de Nuestro Señora del Rosario y Santísimo Cristo Resucitado, tiene lugar un solemne besamanos en honor de la imagen titular de la cofradía en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.
El Jueves de Pasión se encarga de organizar en Santa Marina el miserere la Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Prendimiento, mientras que el Viernes de Dolores lo celebra la hermandad de la Magdalena, perteneciente a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en la iglesia de San Francisco.
Los hermanos de andas de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno organizan el Sábado de Ramos su miserere, acudiendo como invitada la Centuria Romana. Los misereres de la cola negra finalizan el Domingo de Ramos, cuando la hermandad de San Juan se encarga de celebrarlo. Este día acude como invitada la hermandad de la Verónica. También asistía la desaparecida hermandad de las Figuras Bíblicas.
El Lunes Santo, en la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, tiene lugar el miserere de las hermandades que integran la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, Santo Cristo del Calvario y Soledad de María Santísima, junto con la turba de judíos de la cola blanca. El último miserere se desarrolla el Martes Santo, cuando las hermandades de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Huerto y San Diego, junto con la turba de judíos de la cola blanca, participan en el miserere celebrado en la iglesia de San Francisco. Al día siguiente, Miércoles Santo, se inician los recorridos procesionales de la Semana Santa, después del organizado el Domingo de Ramos.

 

Los pasos: historia