Historia

La Agrupación de Cofradías se encarga de organizar desde 1978 el Desfile de las Estaciones, también conocido como Desfile de los Sagrarios, y que consiste en la visita de cada una de las hermandades que integran la Semana Santa, a excepción de la cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, por las distintas iglesias de Baena. En la actualidad, el recorrido se inicia en la Avenida Padre Villoslada y finaliza en el convento de Madre de Dios. El orden procesional se modifica según se trate de año impar, cuando van en primer lugar las cofradías de la cola negra, o par, cuando lo hacen las pertenecientes a la cola blanca. El desfile está presidido por el capellán de la Agrupación de Cofradías y la junta de gobierno.

La rivalidad entre cola blanca y cola negra se ha manifestado de manera importante en años anteriores al surgir conflictos entre las cofradías, por lo que desde hace décadas se ha tratado de regular el orden para evitar problemas. El desfile de las estaciones se remonta más allá del año 1872, según se desprende de un cabildo de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús, celebrado el 17 de marzo de 1872, cuando se dice que “si en cualquier año determinara el hermano mayor recorrer los Sagrarios en el día del Jueves Santo, acompañado de la cofradía, quedaban todos los individuos de ella en la obligación de asistirle en este acto, concurriendo puntualmente todos los individuos a la hora y sitio previamente designados por dicho hermano mayor, concurriendo a este acto con sus banderas y estandartes respectivos todas las hermandades que componen esta cofradía”.

En el mismo libro de cabildos se hace referencia al cambio de hora en los años veinte de este siglo en la citada cofradía. Hasta poco antes de 1924 la cofradía acudía a los sagrarios por la noche, aunque por acuerdo definitivo de cabildo se acuerda que este acto se realice el jueves por la tarde.

Otro de los aspectos que se manifestaban durante la celebración del desfile de las estaciones, que se ha reproducido también en fechas recientes, eran los conflictos que surgían fruto de la rivalidad entre cola blanca y negra. Así queda registrado también en el libro 3 de la cofradía del Dulce Nombre de Jesús, cuando en 1942 se hace referencia al cruce de las estaciones por un incidente con un cofrade perteneciente a otra cofradía.

En la actualidad, este desfile se ha convertido en uno de los que gozan más esplendor de la Semana Santa cordobesa, pues durante varias horas se produce un recorrido que lleva a los cofrades desde el ensanche de la ciudad al casco antiguo y discurre por las calles de la Almedina.