La Cuaresma de 2020

Aquel Viernes de Dolores fue distinto. Baena se encontraba en lo más duro de la pandemia del covid-19. Se había decretado el estado de alarma y solo era posible salir a la calle por causa de fuerza mayor. Ese año se había suspendido el tradicional toque de tambor con motivo de la festividad de San José; los misereres dejaron de celebrarse los viernes de Cuaresma. En San Francisco, Jesús Nazareno daba la bendición cada viernes, aunque solo el cura y los cámaras de la televisión local estaban presentes en el templo franciscano. Los ancianos de la residencia también estaban confinados. Quién les iba a decir que tras décadas de lucha y trabajo el esfuerzo de los años les hacía muy vulnerables al virus.

La solidaridad se extendió esas semanas entre los baenenses y las empresas. Acoba, la asociación de comerciantes, canalizó la recogida y distribución de viseras protectoras para los sanitarios. Aquel año nada fue igual.

A las ocho de la tarde, la mayoría del pueblo salía al balcón y se unía al resto en un sonoro aplauso que trataba de romper las barreras del confinamiento. Eran tiempos para sacar el tambor a la ventana y redoblarlo, de tocar el miserere con la trompeta o de cantar una rasgada saeta de quien ese año sabía que no lanzaría su oración aflamencada a la Virgen de los Dolores y al resto de imágenes de la Semana Santa.

Eran también días tristes. Amigos y familias tenían que decir adiós a sus familiares fallecidos en el silencio de sus viviendas. El cementerio se abría solo para el familiar más cercano. Los sentimientos de los amigos se retrasaban para las semanas posteriores.

Ese Viernes de Dolores habían muerto ya dos personas en Baena por el coronavirus…

La trompeta sonó a miserere. Antonio Gómez comenzó a tocar…

admin

Entusiasta del aprendizaje permanente, soy doctor en Periodismo. Disfruto con la historia de la comunicación y el periodismo corporativo y las nuevas formas de comunicación. En mis ratos libres, investigo sobre Baena, pueblo en el que nací, y sus tradiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.