«Los apóstoles se han consolidado y realizan un magnífico recorrido procesional»

Entrevista a Vicente Mejías Esquinas, publicada en la revista de San Pedro.

Como cuadrillero de Jesús del Prendimiento y como hermano mayor de la cofradía del Jueves Santo, Vicente Mejías Esquinas realizó una gran labor durante décadas. Él fue uno de los grandes valedores de la creación de la hermandad de los Apóstoles (*).

-Vicente, ¿cómo surgió la idea de poner en marcha la hermandad de los Apóstoles de San Pedro?

-La idea empezó en el año 1980. Hicimos los faroles de Jesús del Prendimiento, que nos costaron 300.000 pesetas. Pasaron dos años y pensamos en recuperar la figura de San Pedro como salía antiguamente. Cogimos la fotografía y nos fuimos a Córdoba. Nos dijeron que no nos la podían hacer porque quedaban para Semana Santa cinco o seis meses y no les daba tiempo. Nos fuimos a Sevilla, y también nos dijeron lo mismo. Entonces nos marchamos a Puente Genil, contactamos con Bordás Esojo, que vio la fotografía y le dijimos que queríamos la imagen en el mismo paso como salía antiguamente y nos la hizo. Le pagamos 300.000 pesetas, pero cuando fuimos a recoger la imagen nos dijo que tuvo que ir a Ceuta para comprar la ropa y las llaves y le dimos 50.000 pesetas más. Mi hijo Vicente fue a recoger la imagen y fuimos a encargar los rostrillos a Puente Genil. Como faltaba poco tiempo, y mi hijo Vicente había hecho figuras de cartón, le dije que tenía que asumir la iniciativa para que pudiera salir la hermandad. Las túnicas la hicieron entre mi mujer y otras mujeres.

-¿Cómo se consiguió reunir las once personas que vistieran la indumentaria de los apóstoles?

-La condición que pusimos es que para salir de apóstol debían ser hermanos de Jesús del Prendimiento. Entre ellos estaba Antonio Gómez Urbano, padre del actual cuadrillero; José Ruiz, el zapatero, que fue el primer cuadrillero; o El Rubio. Después acordamos que los apóstoles no tuvieran la necesidad de pertenecer a la hermandad de Jesús del Prendimiento, pues ésta no tenía muchos integrantes. Cuando se produjo la separación de la hermandad de Jesús del Prendimiento asumió el cargo de cuadrillero Antonio Gómez Mérida. Su padre murió y quizo seguir la tradición de su padre e ingresó en la hermandad. Cuando fui nombrado hermano mayor, se produjo la desvinculación de las dos hermandades.

-¿Cómo valora el trabajo que ha realizado desde su nombramiento como cuadrillero Antonio Gómez?

-Antonio Gómez ha trabajado mucho por la hermandad. Comenzó a buscar gente joven y logró integrar un buen grupo. Ahora ya tiene hasta aspirantes. Quedan muy lejos las dificultades iniciales, cuando la hermandad de Jesús del Prendimiento pagaba los claveles y hacía todo.

-¿Pensaba que podría alcanzar la consolidación que ha logrado en la actualidad?

-La hermandad se ha consolidado y realiza un magnífico recorrido procesional. Estoy hay que resaltarlo.

-Siempre se comenta que don Virgilio Olmo prestó desde los comienzos un gran apoyo a la hermandad de los Apóstoles.

-Don Virgilio tuvo un papel muy importante en los Apóstoles, porque los ayudó mucho y los consideraba como  “sus” apóstoles. Respaldó desde el principio a la hermandad y nunca hubo ningún problema.

-¿Quién estuvo al frente de la hermandad en los primeros años de andadura?

-El primer cuadrillero fue José Ruiz, más conocido como ‘Pepillo el Zapatero’, que estuvo bastantes años. Después asumió el cargo Antonio Gómez.

-¿Influyó en la creación de la hermandad los años de apogeo en los que se encontraba en la década de los ochenta la Semana Santa de Baena?

-Eran unos buenos momentos para la Semana Santa. El resurgimiento de la cofradía encontró en Pablo Lucena un buen respaldo al recuperar la hermandad del Cristo de la Humildad a finales de los sesenta. Con la entrada de esta hermandad se produjo un gran realce de la cofradía. A partir de ahí se produjo una recuperación de la cofradía y se fueron incorporando hermandades, como la de los Apóstoles.

-¿Cuál fue el papel que asumieron las monjas?

-Las monjas de Santa Marina hicieron mucho por la cofradía del Jueves Santo. No teníamos camareras y Sor María y Sor Pilar hacían de camareras y apoyaban en todo a la cofradía. Su apoyo fue muy importante.

 

(*) Recordamos ahora una entrevista con Vicente Mejías Esquinas, hermano mayor honorario de la cofradía del Jueves Santo, que publicamos en nuestra revista conmemorativa del 25 aniversario de la reorganización de la hermandad de San Pedro, que se publicó en 2008.

admin

Entusiasta del aprendizaje permanente, soy doctor en Periodismo. Disfruto con la historia de la comunicación y el periodismo corporativo y las nuevas formas de comunicación. En mis ratos libres, investigo sobre Baena, pueblo en el que nací, y sus tradiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.